Sobre mí | Contenidos para alcanzar la mejor versión .
¡Hola!

Me llamo Isabel Tarín, y ayudo a las mujeres a ser más felices en sus vidas.

¡Hola! Me llamo Isabel Tarín, soy de Valencia, y ayudo a mujeres que padecen dolor emocional a volver al mundo de la abundancia.

 

Aunque estudié la carrera de Empresariales, muchos cursos sobre contabilidad, un Máster, y tengo un trabajo fijo como funcionaria de carrera, mi experiencia de dolor emocional me llevó a dar un vuelco a mi vida. 

 

Visité muchos psicólogos, leí cientos de libros —como lo oyes, ¡cientos!—, atendí muchos cursos, me saqué los diplomas en técnicas como hipnosis, Eft, coaching, constelaciones y mucho más, pero los conocimientos mentales no resolvieron mi problema. El aleluya llegó sin necesidad de ir a ninguna escuela, simplemente cuando me rendí a saber lo que ya sabía y sentir lo que ya sentía.

 

Gradualmente convertí mi tristeza en felicidad

 

Dicen que para hacer esto, morir y resucitar, una debe ser valiente, estar guiada por un buen terapeuta, o no tener nada que perder, como era mi caso. Mi vida no me gustaba y la persona en la que me había convertido no era yo. Era una personalidad prefabricada, deshabitada y hueca, que se disfrazaba socialmente. La depresión y el vacío que sentía no me permitían disfrutar la vida, pero ahora sé que solo era el síntoma de lo alejada que estaba de mi auténtico ser —de mi diosa—, y eso se puede resolver.

 

Hoy me tengo a mí misma. ¡Me he reconquistado!

 

Cuando identifiqué mi verdad que se fue haciendo la luz. Fui sabiendo casi naturalmente cuáles eran las medidas reparadoras que debía aplicar y empecé a brillar. Al poco tiempo una conocida me dijo: «No sé qué has hecho para estar tan bien, pero yo quiero esa “mierda” que te has tomado». Buscando mi recuperación no solo me encontré a mí, sino también la manera definitiva en la que iba a servir al mundo: Endiosadas. Acompañando a mujeres que, como yo (y probablemente como tú), quieren, necesitan y desean más que nada en el mundo convertirse en la mujer que más admirarían: la versión más auténtica y abundante de sí mismas. 

 

Enfrentarme a los retos del camino hacia mí misma fue incómodo, lo reconozco. Pero con mi experiencia el tuyo no tiene por qué serlo tanto, pero además los resultados te compensarán con creces cualquier inversión que hagas en ello. No hay mejor empresa que despertar a la diosa que hay en ti. Te lo aseguro.

 

Tú eres lo que tanto estás buscando.

He despertado a mi Diosa

La recuperación de mi diosa me ha dado lo mejor que tengo: a mí, y una vida que ya no es un calvario, es un regalo.

 

La recuperación es un milagro que ya casi creía que nunca se produciría. Ya sé quién soy, qué quiero, qué disfruto. Ya no me siento sola. El miedo ha sido sustituido por sensación de integridad y dignidad. Me he liberado de la constante culpa, la preocupación, la obsesión, incluso del tremendo peso de los errores del pasado. 

 

Hoy me siento una igual en mis relaciones, que son por lo general sanas, satisfactorias, amorosas e íntimas, y cuando descubro que son regulares o tóxicas salgo rápido de ahí como el viento ¡y sin atisbo de culpa!

 

Aún de vez en cuando regresan reminiscencias de síntomas depresivos y padezco algún flashback emocional—la súbita sensación de que soy pequeña, defectuosa, indefensa y de que la vida es un lugar peligroso—, pero esto ocurre ya de uvas a peras, es poco intenso, y me recupero a los pocos minutos. Aún así me sirve para empatizar con el sufrimiento, algo importante siendo terapeuta, y también para que no se me olvide agradecer el milagro de la recuperación con que se me ha bendecido.

 

La mayor parte del tiempo me siento alegre, sana y motivada. Me dice todo el mundo que estoy más guapa, más joven y más feliz. Muchas de las mujeres que atiendo en mis sesiones de mentoring me dicen que soy una fuente de inspiración muy grande para ellas. Y mis amigos, que trasmito una gran confianza, que parezco más poderosa y abundante, capaz de lograr lo extraordinario. Pero sobre todo, y más importante, que se me nota que vuelvo a ser una persona feliz.

Pero aunque es cierto que tengo mejores cosas materiales y puedo permitirme lo que antes era impensable para mí, el cambio más importante no ha sido externo sino interior. En realidad, hoy tengo una vida diferente porque soy una persona diferente, una persona con valores y fe, guiada por mi esencia interior, mi Diosa, lo que ha hecho que me convirtiera de nuevo en una persona abundante con una vida abundante.

 

Me enfrenté a todos los retos de este viaje hacia mí misma y obtuve el premio. ¡Ser la mujer que quiero ser que tiene la vida que desea tener!

 

Aunque la recuperación de tu diosa es un proceso incómodo, sus resultados te compensarán con creces toda inversión que hagas en ello.

NO ESCATIMES. INVIERTE EN TI.

 

TÚ ERES LO MEJOR QUE TIENES

 

 

De tu salud emocional dependerá lo que atraigas en la vida

¡A la salud emocional algunos le llaman suerte!

Cuando estoy en silencio, Llego a ese lugar donde todo es música.

Rumi

¿CÓMO TE PUEDO AYUDAR A ENCONTRARTE MEJOR?

Tú eres lo que estás buscando

La solución consiste en encontrar el coraje para elegir en el amor y no en el miedo, a pesar de que todo parezca en contra.

Y tu coraje crecerá sólo hasta donde crezcas tú.

Necesitas una sólida autoestima para encarar el reto con garantías de éxito.

 

¡Yo te ayudaré!

Todas las conclusiones fruto de mis vivencias e investigación personal, realizada durante tantos años, pueden ayudarte, comprenderte y sobretodo ahorrarte tiempo y evitarte errores.

Compartiré contigo mis experiencias, todos los estudios y lecturas científicos, sobre inteligencia emocional, espiritualidad y otros, que he devorado durante años y años y que me han devuelto la claridad que tanto anhelaba.

No hay mejor honor para mí que ayudar a otras mujeres que como yo en el pasado, se encuentran mal y atascadas en una vida que no disfrutan.

Ya no me siento sola. Ahora sé que nunca lo estuve igual que tú tampoco lo estás, ni podrías estarlo aunque quisieras.

Formas parte de algo muy GRANDE y tienes la oportunidad de descubrirlo

Reconquista la Diosa que llevas dentro

Acreditaciones terapéuticas

Mis consejos y guía no pueden ser tomados como consejo médico ni psiquiátrico ni psicológico, puesto que no soy profesional de la medicina ni de la psicología.

En mi experiencia personal, y sin el deseo de ofender a nadie, tengo que decir que aunque he ido a muchos psicólogos ninguno de ellos han sido mis mejores maestros.

No considero que necesitemos nada externo para sanar. Yo no te ofrezco una pastilla que te cure, aunque quizás puedas necesitarla durante algún tiempo. Lo tenemos todo dentro. A nuestro alcance.

Te ofrezco un mapa a la conexión con el sano juicio que todos llevamos dentro. La comprensión, el acompañamiento, las palabras amorosas y sabías, esa ruta y ese mapa hacia el tesoro que yo he recorrido antes.

Siempre se agradece un compañero de viaje. Aunque ¡tú serás la heroína!

En realidad la tarea no consiste en buscar el amor, ni la sabiduría, la energía o la salud, sino simplemente en buscar y encontrar dentro de nosotras mismas, las barreras que hemos construido contra ellos.

Rumi

Endiosadas Ebook