.

Retrato de una codependiente y buena chica, como yo.

Por Elena Villanueva

¿Quién soy?

Responsabilidad.

Querer gustar.

Complacer.

Sí.

A todo que sí.

Verme a través de tus ojos, no de los míos.

Sentir que no soy digna de amor.

Esforzarme más para gustarte, para llegarte.

Vaciarme de mí y llenarme de ti. Si puedo.

Cumplir tus expectativas.

Perder mi centro.

No poner límites.

Sentir ansiedad.

Ser tu salvadora.

Creer que tú molas más.

Sobrevivir famélica con tus migajas.

Dejarme deslumbrar por la bisutería y no el oro.

Enamorarme del que no me quiere ni me conviene: de ti.

Manipular para recibir tu amor.

Prostituirme.

Traicionarme.

Chupar rueda.

Tener miedo.

Resistirme.

Enloquecer.

Soltar.

Llegar al fondo. Hacer pie en la roca.

Volver a empezar. Con confianza.

Si te has sentido identificada conmigo y quieres profundizar  más sobre el asunto, te recomiendo leer:

Nuestro post: La Codependencia (posiblemente) la raíz de tu sufrimiento.

Para profundizar todavía más estos tres excelentes libros:

Ya no seas codependiente de Melody Beattie.

De la codependencia a la libertad. Krishnananda

Mujeres que aman demasiado. Robin Norwood.

Porque yo lo valgo.

 

¡Endiósate!

No hay comentarios aún

¿Qué te ha parecido el artículo? ¡Coméntanos!