Blog | Qué mató realmente a Amy Winehouse .

Qué mató realmente a Amy Winehouse

Por Isabel Tarín

Amy ¡me encantaba! ¿Por qué se iría tan pronto? 

¿Qué hizo que ingresara en el club de los 27 ella también? 

Sí, vale, Amy se drogaba, se juntaba con malas compañías, y además la fama no ayudaba. Pero… culpar a las drogas de la muerte de Amy es el argumento más superficial e ignorante que he oído jamás.

 ¡A Amy Winehouse no la mataron las drogas!

Las drogas no matan en realidad. Son las personas las que hacen un uso tan abusivo de ellas como para morir. Las drogas estuvieron ahí para Tina Turner, Madonna, Aretha, Adele o la mayoría de cantantes, y también para ti y para mí, que seguimos adelante. Es la mano y no el puñal. Un objeto no puede hacernos daño, nosotros le damos el poder si acaso. El problema nunca es el verdadero problema en realidad.

Drogarse es un síntoma de enfermedad emocional NO una causa.

El verdadero problema no es la droga, el problema es por qué a Amy le hizo falta probarla en primer lugar, y por qué una vez la probó la consumía sin medida. El día que murió superaba 5 veces la tasa de alcohol permitida para conducir. ¡Casi nada! También era consumidora habitual de cocaína, o “Charlie”, como ella la llamaba, de hachís desde hacía muchos años, y finalmente de drogas tan devastadoras como la heroína y el crack. ¡Con la información que tenemos!

Un inciso tengo que hacer aquí. Aunque afirmo que las drogas no fueron la causa origen, es un avance positivo que la sociedad las denigre, y no como pasaba en los 80. Por lo menos ya tenemos muy claro que una vez te enganchas a una sustancia salir de la adicción es muy difícil. ¡Muchísimo! Mejor no entrar. Desde el principio. 

LA PEOR DROGA: BLAKE. 💔

Pero seguimos. Por si lo anterior fuera poco Amy eligió como novio, qué digo, ¡como marido!, a Blake. No hay más que ver unos pocos minutos del magnífico documental “Amy”, dirigido por Asif Kapadia y ganador de un Óscar, para darse cuenta de la clase de hombre atormentado, adicto, parásito, narcisista, deshonesto e inestable que era Blake.

No dudo en afirmar que su relación sentimental tóxica, a la que Amy estaba tanto o más enganchada que a las drogas, le hizo más daño que la mismísima heroína.

Pero, ¿por qué diablos se sentía tan atraída hacia todo lo que la llevaba a su propia autodestrucción? 

¿Elegir lo que te lleva a la ruina no es una manera de suicidarse?

Pero tampoco Blake podía ser el problema origen. ¡Ella lo eligió!

¿De dónde procedía su gran dolor emocional para ser tan destructiva?

El problema es todavía más profundo y venía de antes incluso. El propio Asif Kapadia mostró en su documental que en el pasado de Amy hubo autolesiones, depresión en la adolescencia, adicción a comer, bulimia y adicción al sexo. Todos estos síntomas ¡no son casualidad! El dolor emocional de Amy debía de ser inmenso para necesitar ser tan compulsiva. (Si quieres saber más sobre el dolor emocional lee: ¿Por qué me siento tan triste?)

¿Todavía crees tú también que a Amy la mataron las drogas?

¿QUÉ MATÓ A AMY WINEHOUSE?

En mi opinión, a Amy la mató SU INFANCIA.

¡Ojo! Ésta es sólo mi opinión. Que conste.

Las crianzas disfuncionales dan como resultado personas que no han madurado adecuadamente. Su infancia dejó a Amy como una “Adulta-niña”, inmadura emocionalmente.

¿Por qué o cuándo ocurre esto?

En nuestra infancia y adolescencia se nos prepara para ser adultas funcionales. Si esta fase nos deja llenas de carencias, aunque sean emocionales que no se ven, como es el caso, empezamos la vida con mal pie y necesidad de muletas para compensarlas. Las drogas son unas de tantas muletas.

Lo normal es que todas las infancias dejen carencias, desde luego. Pero en algunos casos éstas son tantas que constituyen un trauma que no se cura solo. Es necesario hacer a posteriori trabajos de crecimiento personal si queremos vivir una buena vida. (Saber más: ¿Qué es el trauma? ¿Estoy traumatizada?)

Resultados de una infancia disfuncional:

Las personas que emergen con muchas carencias de su crianza pueden convertirse en dos clases de adultos, y una infinidad de resultados en el medio, en la escala de grises. Para que entiendas simplifico contándote los dos extremos:

– Adultos-niños = Personas cuya infancia ha desarrollado su lado emocional pero no su lado mental, y son vitales, saben lo que quieren, son divertidas, creativas, activas… pero sin el autocontrol que corresponde al lado mental, que se convierten en inmaduras, descontroladas, irresponsables y dependientes de otros por necesidad.

– Adultos sin niño interior = Personas cuya infancia no ha desarrollado su parte emocional, sino que muchas veces la ha inhibido. Pero sí ha desarrollado en exceso su parte mental y racional, y por ello suelen ser adultos racionales, ordenados, responsables, trabajadores, predecibles, con vidas funcionales y organizadas, pero muchas veces sin alegría, diversión y diagnosticados de depresión.

Amy era una Adulta-niña. El tipo más proclive a las drogas y la vida desordenada.

Los Adultos-niños, suelen ser educados sin demasiada instrucción para la vida ni límites. Un abuso por parte de sus padres ausentes, como fue el caso de Amy.

Janis Winehouse: I realized early on, when Amy made her mind up, she made her mind up, and I found it difficult to stand up to her. She would say, “Oh, Mum, you’re so soft with me. I can get away with murder. You should be tougher, Mum.”

Amy Winehouse: My mum had her children, was bringing them up single-handedly because when my dad was there, he was never there. He was just never there, like for the important bits. I’m not talking about the school run. I’m talking about at night, when we were being shits. Like, “No, we’re not going to bed.” My dad was never there to be like, “Listen to your mother!” Do you know what I mean? That’s all we needed. He said he was working.

Las consecuencias de la ausencia de disciplina y límites suelen ser falta de autocontrol, dificultad para priorizar, ver las consecuencias a largo plazo y también contenerse para posponer recompensas. 

Los Adultos-niños quedan todavía egocéntricos y narcisistas, y conforme crecen van siendo cada vez menos felices porque no saben gestionar sus emociones, solo pueden seguir el instinto de lo que les apetece, convirtiéndose en personas tan impulsivas que abusan de las drogas, la comida, las parejas, el sexo… y los malos resultados no tardan en llegar. 

¿Cómo sé que Amy era una Adulta-niña?

Tengo muchísimas cosas que decir de Amy. He leído libros y profundizado en cada una de sus canciones. Podría estar días enteros, pero lo resumiré brevemente con ejemplos claros de su vida:

  • Ella no trabajaba, jugaba a cantar.
  • Tardaba en sacar los discos si no le apetecía.
  • Se pasaba las horas jugando al billar, fumaba todo el tiempo.
  • No podía parar de comer cuando empezaba, tal y como haría un niño si no le dices que pare de comer dulces.
  • Cuando se reñía con Blake le llamaba cientos de veces.
  • Si no obtenía lo quería se venía abajo, se emborrachaba y acababa tirada por ahí.
  • Le ponía los cuernos a Blake, aun estando enamorada de él, porque decía no poder aguantarse si quería un orgasmo (te recomiendo escuchar la canción I heard love is blind). 

En fin, sister Amy, allí donde estés. ¡Te queremos! Te echamos mucho de menos. Reencárnate pronto para retomar todas las buenas canciones que te quedaron por crear. Mientras nosotras seguiremos disfrutando de tu música y aprenderemos de tus errores.

Y a ti hermana y diosa, no sé si sabes que nunca es tarde para mejorar una infancia. Algunas somos testigo de que ¡se puede!

Si te encuentras mal como Amy, sea por drogas o no (esto no es lo importante), por favor: ¡Rehab! ¡Sí! ¡Sí! ¡Sí! ¡No más diosas perdidas!

¡No estás sola! Cuenta con nosotras.

Porque tú lo vales…

¡Endiósate!

6 Comentarios
  • Javier B.
    Posted at 09:52h, 24 julio Responder

    Excelente artículo Isabel!!!!Por muchos años que pasen siempre nos qiedara su música.

    • Isabel Tarín
      Posted at 10:03h, 24 julio Responder

      Muchas gracias, Javier. Un honor que te guste. Siempre nos quedará su música y esa voz tan poderosa, que no parecía de este mundo.

  • Marina
    Posted at 17:52h, 25 julio Responder

    Me ha gustado mucho. Gracias por la reflexión.

    • Isabel Tarín
      Posted at 06:54h, 28 julio Responder

      Me alegro que te haya gustado, Marina.

  • José Antonio
    Posted at 09:49h, 31 julio Responder

    Muy interesante y riguroso el análisis. Qué pena que pasen estas cosas y a tanta gente, no solo a algunos famosos, de los que nos enteramos

    • Isabel Tarín
      Posted at 11:32h, 03 agosto Responder

      Sí, José Antonio. Las adicciones afectan a mucha gente y no solo a los famosos. A veces pasan muy desapercibidas pero siempre hacen sufrir a muchos y disminuyen a quien las padece. Pero para poder sanarlas hay que mirar más allá de ellas. Ellas no son el problema son el síntoma. El problema es el dolor emocional no sanado que hace que cualquiera se medique con lo que pille para soportarlo.
      Gracias por compartir tu opinión. Un abrazo

¿Qué te ha parecido el artículo? ¡Coméntanos!