Scroll to top

Por qué me gustan los hombres malos


Isabel Tarín - 20 de julio de 2021 - 0 comentarios

El otro día una de mis clientas me dijo: “He venido sufriendo malos tratos por parte de mi pareja durante más de 5 años y aún así hoy en día sigo con él. Pero lo más curioso es que supe que era un hombre malo y narcisista que no me convenía desde el minuto 1 y eso no impidió que me sintiera irremediablemente enamorada de él”. ¿Por qué me gustan los hombres malos?

El día mismo día que conocí al que pronto sería mi pareja y padre de mi hijo, me confesó que había pasado la noche anterior en el calabozo por problemas de violencia de género con su expareja. La semana siguiente vino a nuestra cita con un ojo morado y una pierna seriamente magullada porque le habían dado una paliza. Por mi parte, en vez de hacer caso a las señales y rechazar del tirón tener una relación con alguien así de problemático, yo me entregué a hacer lo que mejor sé hacer: cuidarlo como una mamá.

Con pretexto de que estaba impedido, me mudé unos días a su casa. Pronto me di perfecta cuenta de que bebía de más, intuí que consumía otras drogas y fue evidente que tenía problemas económicos. A los pocos meses de escuchar sobre sus dificultades para pagar el alquiler, no solo le invité a venir a vivir a casa de mis padres sino que incluso le convencí. Poco después de vivir juntos, un día cualquiera, me dijo muy seriamente: «¡Se acabó lo de salir tanto con tus amigas! Si quieres ser mi pareja, tendrás que cortarte las alas». Y no solo lo hice, sino que me sentí la mujer más feliz de la Tierra porque él me había elegido.

Si leyendo todo esto te sientes identificada en algún grado, pero todavía te preguntas también ¿Por qué me gustan los hombres malos, problemáticos, adictos, violentos o, en definitiva, emocionalmente enfermos? Te lo diré sin más preámbulos: porque tú estás tan enferma y eres tan disfuncional como ellos.

Que te atraiga un hombre problemático y disfuncional es una señal inequívoca de que tú también lo eres.

No lo llames amor; es violencia

Señales como querer saber dónde estás todo el tiempo, decirte que no vayas con tus amigas, hablar mal de tu familia para distanciarte de ella, criticar tus aficiones o hacerte sentir culpable por elegir estar haciendo otra cosa que no sea estar con él, son señales de que esa persona no es una pareja sana y está ejerciendo violencia contra ti (aunque sea con pretexto del amor o todavía bastante encubierta).

Lo que al principio es un WhatsApp cada cierto tiempo para saber dónde estás, luego se convierte en una revisión de todas tus redes sociales, chequear tu móvil en busca de indicios de infidelidad o enfados continuos porque has dicho o hecho esto o aquello que no le gusta. Hasta que llegan el chantaje, la culpa, los gritos, los insultos y las amenazas.

Y poco a poco vas quedándote muda. Hasta que sientes que vas por tu propia casa como caminando sobre cáscaras de huevo, para no hacer algo que le moleste porque está irritable todo el tiempo. Y como esto no es sostenible a largo plazo, llegará el que te rebeles y los empujones, las agresiones físicas más severas y quién sabe si incluso la violencia vicaria agrediéndote a través de tus hijos.

Las personas disfuncionales suelen serlo porque acarrean traumas y carencias considerables de su pasado que producen mucho dolor e infelicidad. Suelen estar irritables y malhumorados todo el tiempo, porque no pueden ser felices si no resuelven su dolor emocional. La ira y las crisis son frecuentes. Las personas disfuncionales acaban utilizado la violencia en sus relaciones para protegerse de retraumatizarse. Por ejemplo, evitando el abandono o el rechazo. Pero el miedo patológico solo puede resolverse en terapia. Ninguna relación sentimental por amorosa y bienintencionada es suficiente para llegar tan profundo, así que su violencia por controlarte siempre escalará.

Escalera de la violencia-ENDIOSADAS

Sé que no me conviene, pero ¡no puedo dejarlo!

Y si has tenido una relación abusiva pensarás… Y todo lo que he sufrido, ¿solo porque no hice caso a las señales que me alertaban de que era un hombre malo? Pero no. Te equivocas. Si piensas así, estás siendo demasiado corta de miras. Todo empezó porque de alguna manera tú también le necesitabas.

Si no ves las señales que alertan el maltrato, es posible que tu problema sea de inmadurez. Pero si ves perfectamente las señales y aún así te sientes atraída por la disfuncionalidad del otro —te atrae más su sombra que su luz—, entonces seguramente significa que tú también padeces un dolor emocional considerable.

Una de las señales más importantes que pueden alertar de que tú también eres una persona disfuncional es sentir que no puedes soportar la soledad ni la abstinencia de amor romántico. Cuando se tienen carencias emocionales preferimos el amor y los vínculos, aunque sean deficientes y dañinos, a no tener nada. Si tu parte emocional está herida soportará muy mal el vacío y la espera, aunque sea temporal. Muchas mujeres heridas eligen a hombres malos para evitar enfrentarse a las carencias o el dolor emocional de tu propio pasado que les da miedo. Pero, a menos que empieces a resolver tus problemas, a atender tus debilidades, a priorizarte y nutrirte para ganar amor propio, no será probable que puedas dejar pronto y con las menores consecuencias la relación abusiva que te está destrozando.

Dejarás de sentirte atraída por hombres malos cuando sanes la parte herida de ti que los necesita para evadirse de su propio dolor emocional

10 posibles motivos por los que eliges a hombres malos y disfuncionales

Estas pueden ser algunas razones inconscientes por las que estás refugiándote de tu dolor emocional relacionándote con un hombre problemático que te tiene en una montaña rusa emocional.

1.– Eres adicta al amor y a las mariposas en el estómago. Y un hombre atormentado es perfecto para provocar altibajos y un montón de adrenalina.

2.– Eres muy empática, no sabes poner límites o te refugias en el rol de cuidadora. Quizás fuiste una hija-madre. Creciste en una familia con el cordón umbilical invertido, donde tú nutrías a tu madre o padre y ahora esta es la única manera de relacionarte que has aprendido y que te hace sentir estable, cómoda y amada.

3.- Eres codependiente. Las personas codependientes necesitan sentirse vinculadas a alguien que está en apuros para que sea menos probable que te abandonen.

4.- Tu propio trauma original te dejó con la herida de la humillación y eliges a alguien que te humille.

5.- Tienes fobia a la intimidad verdadera. Eliges a un enfermo emocional porque los enfermos emocionales no pueden amar, solo necesitar.

6.- Por experiencias de tu pasado, la culpa se ha convertido en la emoción nuclear que mueve tu mundo. Quien se siente culpable se cree merecedor de castigo y buscas a gente que pueda castigarte.

7.- Has sufrido abusos sexuales en la infancia que han hecho que relacionarte con hombres malos sea algo familiar para ti.

8.- Inconscientemente puedes estar buscando la recreación de tu trauma original. Elegir un escenario de vida parecido al que se produjo tu trauma para tener otra posibilidad de superarlo ahora.

9.- Eliges a hombres disfuncionales para que tu adicción a sustancias o a otras actividades campe a sus anchas sin que te controlen.

10.- Fruto de tu infancia, eres una mujer con una identidad muy frágil que se siente atraída hacia personas narcisistas que contrariamente saben perfectamente lo que quieren.

Recuperarte

Si estás en una relación abusiva, si eres tú la persona abusiva, si te has sentido identificada con alguno de los motivos arriba mencionados, por favor, pide ayuda terapéutica. No estás sola. No tienes por qué sufrir.

Especialmente si vienes de una familia disfuncional, si padeces ansiedad, depresión, adicciones, un trastorno de la alimentación o cualquier otro síntoma que alerta de que tienes dolor emocional, ponte en contacto conmigo o con otro terapeuta porque eres vulnerable al maltrato

Te garantizo que sanar la relación contigo misma y poder tener relaciones sanas y plenas con los demás será la mejor inversión de tu vida.

Test: ¿Soy co-enferma emocional? 🧪

¿Has sido afectada por la enfermedad psíquica o adicción de otra persona?

Sal de dudas sobre si también has sido afectada por la enfermedad emocional de tu compañero/a sentimental.

Descargar el test:  ¿Soy co-enferma emocional?

Libro recomendado 📖

Las mujeres que aman demasiado” o su versión en inglés “Women who love too much de Robin Norwood —una de las terapeutas más pioneras en el campo de la dependencia emocional—es un libro excepcional para sanar definitivamente.

¡Te lo recomiendo encarecidamente!

Endiósate y… ¡resucita la diosa que hay en ti!

X