Blog | Lo que el SIDA nos puede enseñar ante el CORONAVIRUS. .
SIDA Y CORONAVIRUS

Lo que el SIDA nos puede enseñar ante el CORONAVIRUS.

El coronavirus ya es oficialmente una pandemia, la OMS la declaró así este mismo miércoles. Como creo que toda piedra hace pared, he decidido modificar mis planes de publicación y aportar mi granito de arena a la causa, con algún consejo sobre cómo contribuir y sacar mejor partido a las crisis desde el punto de vista emocional.

Sinceramente, entre tú y yo, tengo confianza en el Estado, pero no toda la confianza.

Si me conoces sabrás, y si no te lo cuento ahora en un momentito, que en mi periplo para curar la depresión que padecí hace años seguí religiosamente, durante muchos años, el circuito que establecía la medicina oficial y me fue más que fatal. Hoy no estaría como estoy si no hubiese llegado el día en el que me convertí en un agente activa de mi propia recuperación y apliqué las medidas que me proporcionaban y algunas más sacadas de libros, de blogs, de otros países… Que, por cierto, muchas son aplicadas ahora como parte de los tratamientos convencionales, pero que pusimos a prueba unos pocos como conejillos de indias y las propagamos para ayudar.

En cualquier caso, las dificultades que atravesé ¿fueron una desgracia o una suerte?

Visto ahora, sin duda, una suerte. ¿Por qué? 

Porque aprendí algo muy valioso: a convertirme en una agente activa de mi salud

Actitud que trasladé a todas las facetas de mi vida y que te recomiendo mucho porque la han mejorado de cabo a rabo.

Ante la crisis del coronavirus, (me y) te propongo ¡ir delante de la tormenta!

Como persona concienzuda que soy, me parece una buena idea empezar por: 

1.- Reflexionar antes de actuar. 

¿Qué podría hacer yo para mejorar esta crisis? 

Ummm… ¡Y yo qué sé! ¿Cómo puedo saberlo? 

Pues muy fácil, retrotrayéndote a la última crisis parecida que viviste o vivieron otros, y una vez allí hacerte estas preguntas: 

(Esto te sirve para todo tipo de crisis)

¿Qué hice o hicieron bien para repetirlo

¿Qué hice o hicieron mal, y por qué, para no repetirlo?

¿Qué no hice entonces y hoy sí estoy en disposición de hacer?

No sé a ti pero a mí esta crisis del coronavirus me recuerda mucho a la pandemia del SIDA. ¿Qué podemos aprender de entonces?

2. ¿Qué podemos aprender ahora de la pandemia del VIH/SIDA?

El sida se convirtió en una pandemia de dimensiones mundiales. Aunque los primeros cinco casos de sida se documentaron en 1981, en 2007 el sida había causado la muerte de aproximadamente 25 millones de personas y 33 millones de personas estaban infectadas en todo el mundo

¡Una barbaridad!

Es un acto de responsabilidad tratar de hacerlo mejor.

Las primeras investigaciones sitúan el origen del coronavirus en China, al parecer una transmisión del virus desde el murciélago a las personas. En el caso del sida, las investigaciones ubicaron el inicio del virus en África ecuatorial; se trató también de una mutación de un virus que padecían los simios. Muy parecido ¿no crees?

En aquella ocasión la propagación de la pandemia fue brutal por muchas cuestiones, pero se me ocurre nombrar unas pocas aquí mismo:

➡️ La mayor parte de los portadores del virus del sida solían desconocer su situación, porque no daba síntomas hasta que se presentaban otras enfermedades oportunistas.

¿Qué nos puede servir de aquello para el coronavirus?

Quizás el éxito de Corea del Sur, el cuarto país del mundo con más positivos en coronavirus, pero que ha conseguido reducir mucho el número de contagios y muertes en su territorio, tenga su origen justo en el tratamiento de los casos asintomáticos. Y es que el propio Estado, de oficio, ha ideado un plan para realizar más de 15.000 pruebas de detección al día⁠1, y ya llevan realizadas unas dos millones, consiguiendo así aislar a muchas personas que contagiaban por no saberse infectadas. 

Buena idea. ¿No crees? Como ves, el éxito deja pistas.

➡️ Los primeros casos de sida fueron asignados ERRÓNEAMENTE y con consecuencias muy negativas a la comunidad gay. 

¿Qué nos puede servir de aquello para el coronavirus?

El sida al principio fue bautizado como cáncer lila o inmunodeficiencia vinculada a los gays, como esta vez están vinculando el coronavirus con los ancianos o las personas inmunodeprimidas. Cuestión que no está clara, sino que además puede llevar a desprotegerse colectivos injustamente. 

Además, me da a mí en la nariz que las autoridades utilizan este argumento para tranquilizar, un poco como si los ancianos no fueran importantes, como en aquel entonces se consideraba a los gays como un colectivo pequeño y “sin importancia”. Esto es solo una opinión personal sin más fundamento que mi parecer, pero no es de inteligentes ni discriminar a nadie ni quitar hierro cuando no hay que quitarlo.

Mejor llamar a las cosas por su nombre, siendo duros si hace falta, y llorar un poco ahora que hay remedio, que mucho luego y sin remedio.

➡️ El SIDA también es una historia del AMOR EN TIEMPOS difíciles.

Aquí van 10 perlas de amor y UN MILAGRO.

1. Es la historia de la Madre Teresa de Calcuta que abrió en pleno corazón de Manhattan un hogar para acoger, no a los leprosos o niños abandonados de Calcuta, sino a presidarios, toxicómanos o gays repudiados. Incluso obligó al alcalde de Nueva York a confiarle el cuidado de los presos afectados por el sida.

2. De un inmunólogo de Los Ángeles que descubre, en la primavera de 1980, los cinco casos más desconcertantes de la medicina moderna

3. De laboratorios de investigación trabajando a marchas forzadas para dar caza al virus más formidable de la historia reciente. 

4. De la destinación de fondos a la investigación de todos los gobiernos.

5. De un equipo de biólogos parisienses que se convierten en los primeros en identificar el agente responsable del sida en el ganglio de un estilista de moda. 

6. Del trabajo paralelo de dos equipos de investigadores que alcanzaron metas para la historia. Montagnier en el Instituto Pasteur de París (Francia) y Robert Gallo en el Instituto de Virología Humana de la Universidad de Maryland en Baltimore (Estados Unidos).

7. De valientes homosexuales que respondieron a las preguntas más embarazosas sobre su vida sexual con el propósito de colaborar en la erradicación del misterioso virus.

8. Es la historia de una enfermera negra y de un médico neoyorquino que fueron los primeros que consiguieron mantener a raya la enfermedad.

9. Es también la historia de una viróloga de Carolina del Norte, que descubre en el esperma del arenque el primer agente activo contra la enfermedad.

10. DEL AMOR incesante de todos aquellos médicos, sanitarios y gestores de hospitales, que demostraron ese amor a través de la realización de su vocación.

¿Y el milagro?

Confirmado el segundo caso en el mundo de curación del VIH⁠1.

¡Curación!

Cuando ya todo el mundo lo daba por imposible.

En las adversidades sale a la luz la virtud.

ARISTÓTELES

Me he inspirado en el libro: Más grandes que el amor de Dominique Lapierre. Muy recomendable para inspirarte, quizás durante los días de cuarentena. 

3. Un problema es, también, la oportunidad de dar tu máximo esfuerzo.

Donde algunos ven miedo, tú puedes ver una oportunidad. 

Date cuenta de que tienes opciones:

Si eliges el miedo, te pasarás el día poniendo la atención en lo que va mal, entrarás con más probabilidad en pánico, tomarás decisiones irracionales y te crearás y crearás más miedo.

Si decides ser optimista, tu disposición mental te llevará a quitar importancia. «Espero que esto se pase pronto», pero luego te irás a echar una birra al bar de la esquina. Quizás no empeorarás esta crisis pero, lo que es seguro es que, tampoco conseguirás crecer personalmente ni que crezca tu sociedad con ella.

Si eliges el amor, eliges responsabilizarte de los resultados porque es un problema que concierne a todos, entiendes que a ti también, y te sentirás llamada a actuar de manera activa. Pensarás: «Se solucionará porque con todas las inteligencias juntas lograremos ser mucho más grandes que un virus».

La gente que elige el amor confía en que, aunque la cosa se complique como ocurre en las pelis, al final ganarán los buenos.

Isabel Tarín

En estas semanas difíciles, ya hemos sido testigo de cosas impensables, como construir un hospital en 10 días. ¿Qué será lo siguiente?

¿Qué opción tienes disponible hoy? ¿sonreír? Pues, toda piedra hace pared.

¿Compartir el último racimo de plátanos del súper con alguien? ¡Adelante!

¿Quedarte en casa con una peli para cumplir la cuarentena? ¡Bravo por tu autorreponsabilidad!

¿Volver al hospital y hacer doble turno? ¡Mil Gracias!

Me pongo en plan novelera pero…

No te preguntes qué puede hacer el Estado, España, Europa o el Mundo por ti. Sino qué puedes hacer tú por el mundo (y yo, y todos)

Porque tendrás menos miedo, crecerás personalmente y, además, como el bien es como un boomerang ¡te volverá!

1 https://www.lavanguardia.com/ciencia/20200310/474079200989/paciente-londres-segundo-caso-cura-vih-trasplante-celulas-madre.html

1 https://www.elnacional.cat/es/internacional/coronavirus-corea-sur-metodo-pruebas_478767_102.html

1Comment
  • Wendy Solórzano
    Posted at 02:53h, 04 abril Responder

    Excelente

¿Qué te ha parecido el artículo? ¡Coméntanos!