Scroll to top

Documental: La sabiduría del trauma


Isabel Tarín - 22 de junio de 2021 - 0 comentarios

Te recomiendo ver el documental “The wisdom of trauma” —La sabiduría del trauma. Una creación del médico y escritor canadiense Gabor Maté. Una eminencia en el campo del tratamiento de las adicciones, trastorno por déficit de atención y los efectos de las experiencias adversas en la infancia.

Si quieres ver el documental completo y gratis entra en su página oficial:

THE WISDOM OF TRAUMA

(Disponible durante la premier y periodos en abierto.

Para ver los subtítulos pulsa CC y selección “español”).

Quién es Gabor Maté

El doctor Gabor Maté es uno de los especialistas en trauma y adicciones más importante del mundo, pero también el más humano. Fue durante más de una década el médico psiquiatra del Downtown Eastside en Vancouver, Canadá. Uno de los lugares más marginales, deprimidos, pobres y con mayor consumo de sustancias de todo el planeta. Pero la compasión con que el Dr. Maté narra las historias desgarradoras de los adictos más desahuciados y decrépitos, es aún más excepcional.

Creó un método llamado “Harm reduction” (Reducción del daño). Para acompañar en su drogadicción a pacientes de los que no cabía esperar la sobriedad. La práctica más crucial de ese método es el suministro diario de metadona a los adictos a opiáceos y otras medicaciones a adictos a otras sustancias. Para evitar que se prostituyan, roben o padezcan los insufribles efectos de la abstinencia; pero también para verlos cada día, hablar con ellos, saber que están bien, que han comido y hacerles sentir que no están solos.

“Necesitamos aceptar, ser pacientes y tratar con toda la dignidad a los adictos. De la misma manera que atendemos dignamente a quien ha tenido un accidente de coche aunque ha bebido o un ataque al corazón siendo fumador”, decía el compasivo Dr. Maté.

El amor y la dignidad siempre aumentan las probabilidades de que las personas superen el trauma y las adicciones

Comprender el trauma

El documental “La sabiduría del Trauma” deja muy claro lo que yo considero más crucial sobre el trauma: que no tiene que pasarte nada considerado como muy grave para padecer un trauma. 

El trauma no solo se produce por vivir experiencias tremendas o manifiestamente dramáticas. De hecho, el trauma en lo profundo es siempre consecuencia del abandono emocional y la falta de amor del bueno. La ausencia en nuestro interior de una energía sabia emocionalmente, calentita y maternal que nos reconforte y que nos ayude a superar lo que sea que nos pase. Esta falta de buena madre interior es, en realidad, lo que nos traumatiza.

No se necesitan violaciones, racismo, accidentes, maltratos o abandonos flagrantes para padecer un trauma. Aunque es cierto que más experiencias adversas en la infancia aumenta la probabilidad de que se produzca y cause más efectos. Por esto el 64% de las personas que están en la cárcel han sufrido muchas más experiencias adversas en la infancia que la media del resto de personas (como maltrato emocional, abuso, negligencia o palizas).

Pero tan solo tener una madre multiestresada, desconectada de sí misma y de sus sentimientos, que no te vea, es suficiente para padecer un trauma. 

El trauma no es lo que te pasa. El trauma es lo que pasa dentro de ti como resultado de lo que te ha pasado.

Vivir en un ambiente emocionalmente hostil y con personas emocionalmente analfabetas es lo que crea un terreno muy fértil para que tarde o temprano se produzca el trauma.

Ten muy presente que el trauma no son las heridas, ni el miedo, la rabia, la tristeza o la soledad que quedan como resultado de haber vivido una experiencia adversa o en un escenario no amoroso demasiado tiempo. El trauma es tener que desconectarte de tu verdadero ser y reprimir tu verdad por no haber tenido a quien expresar todas esas emociones que no podías soportar ni un segundo más en soledad.

El trauma es que el miedo guíe nuestra vida como consecuencia de haberse producido nuestra herida más profunda: la soledad emocional. 

No confundir las causas con los efectos del trauma

El trauma no es lo que te pasa. El trauma es lo que pasa dentro de ti como resultado de los pocos recursos interiores que tienes para lidiar con lo que te ha pasado. 

Este documental explica que cuando nos drogamos, delinquimos, nos deprimimos, gritamos enfurecidos a nuestros hijos o incluso padecemos enfermedades físicas autoinmunes, lo que estamos haciendo inconscientemente es lidiar con el trauma. No sabemos lidiar con él mejor, no tenemos herramientas, lo hacemos lo mejor que podemos

El abandono emocional produjo una psique desorganizada y un individuo solo e incapaz de salir de su propio bucle de sufrimiento interno. El sufrimiento se hace crónico. La desconexión y la construcción de un falso yo es inevitable para poder sobrevivir. Pero esto será solo un parche que funcione un tiempo. Tarde o temprano llegarán inevitablemente las adicciones u otros trastornos compulsivos para medicarnos del dolor de estar separadas de nuestra alma.

Y con el tiempo las consecuencias negativas de funcionar “consumiendo” algo para evitar ver el dolor harán de nuestra vida un auténtico caos. 

Las adicciones y otros comportamientos erráticos son siempre efectos de padecer un trauma. 

Gabor Maté dice que lo que ha aprendido sobre la adicción se puede explicar muy brevemente:

La adicción no es una elección.

La adicción no se produce por falta de moralidad.

La adicción no es debilidad de carácter.

La adicción no es falta de voluntad.

La adicción no es una enfermedad hereditaria.

La adicción es una respuesta humana al sufrimiento.

La adicción, uno de los efectos más comunes del trauma, es un intento extenuante de huir del “propio yo” que sufre

Superar el trauma

Para la mayoría el trauma se produjo en la infancia o en la adolescencia. La causa del trauma siempre es la falta de amor. La falta de una energía emocional maternante, verdadera, sólida y sostenida que nos enseñe a conectar con nuestro yo de manera profunda e inquebrantable. De esta manera pase lo que pase estaríamos a salvo. 

Da igual que seas inteligente, que hayas ido a la mejor universidad, logres dinero, fama o reconocimiento, el caos y el sufrimiento no tendrán fin a menos que encares la verdad de tu dolor emocional.

La adicción, la dependencia, la depresión o la ansiedad es desorden que produce el trauma. Sanar tanto el desorden como el propio trauma solo es posible si reconectamos con la verdad que hay debajo.

La solución al trauma siempre es desarrollar una buena “energía madre” interior para encarar los fantasmas que llevas tanto tiempo tratando de silenciar. Esa energía de amor no llegará de un libro, ni de un medicamento ni tampoco de un documental revelador, llegará de tener una relación reparadora de amor, sano juicio y predictibilidad con otra persona que sí esté conectada con la verdad. 

Todos los seres humanos tenemos un “yo genuino y auténtico”. El trauma es la desconexión de tu “yo genuino” y la sanación es la reconexión con él

Te recomiendo ver esta película para que entiendas y te decidas a buscar, por fin, la ayuda empática que tanto necesitas y tan bien le haría a tu corazón para sanar de una vez por todas.

¿Te ayudo?

X