Scroll to top

Cómo sanar la adicción al amor + test


Isabel Tarín - 18 de diciembre de 2020 - 0 comentarios

Estas preguntas pueden ayudarte a reflexionar sobre tu actitud ante las relaciones románticas y a determinar si eres adicta al amor. Ten en cuenta que los tests de autodiagnóstico son solo una herramienta para la concienciación, que no sustituyen la evaluación de un profesional, pero sí pueden abrirte los ojos para que pidas ayuda. ¿Te atreves a realizar el test de adicción al amor?

Test de adicción al amor


  • 1. ¿Buscas con frecuencia una nueva pareja o un romance porque la vida te parece totalmente insípida sin “amor”?

  • 2. ¿Puedes imaginar (y sentir) con claridad la sensación que te produce estar enamorada?

  • 3. ¿El mayor deseo de tu vida es formar una gran pareja con quien tú quieres?

  • 4. Cuándo conoces a alguien que te gusta, ¿te descubres ilusionándote prematura y desproporcionadamente incluso si no te ha dado tiempo todavía a tener la primera cita?

  • 5. ¿Has confundido pequeños gestos de cariño y cordialidad con señales de que “está colado por ti”?

  • 6. ¿Sueles confundir el sexo y el enamoramiento con el amor?

  • 7. ¿El sexo es absolutamente crucial en tu relación de pareja y lo utilizas para seducir y manipular?

  • 8. ¿A veces fantaseas con la relación para escapar de emociones difíciles o evadirte de problemas?

  • 9. ¿Esperas o exiges amor incondicional de tu pareja?

  • 10. ¿Has traicionado a alguna amiga por tener algo con un hombre?

  • 11. ¿Has desperdiciado alguna oportunidad importante (profesional, social o familiar) por mantener una relación romántica?

  • 12. ¿Tu energía está tan centrada en que la relación funcione que te queda poca energía para tu crecimiento personal y tus proyectos?

  • 13. ¿Escoges parejas que son abusivas o emocionalmente no disponibles?

  • 14. ¿Te cuesta dejar relaciones dañinas o has vuelto con alguien a pesar de saber que no te convenía?

  • 15. ¿Odias la palabra dignidad y te caen mal las mujeres que la ejercen?

  • 16. ¿Algunas veces te has dado cuenta de que te sientes insatisfecha o sola cuando estás en una relación pero no puedes dejarla?

  • 17. ¿Sientes que tienes una identidad más frágil y sumisa si estás ante un hombre?

  • 18. ¿Has estado muchos años colgada de alguien de manera tan enfermiza que los demás te hacían comentarios?

  • 19. ¿Te sientes emocionalmente vacía e incompleta cuando no tienes pareja pero cuando tienes un poco también?

  • 20. ¿Te ha venido a la cabeza con frecuencia la frase “Sin ti no puedo vivir” o “no me va a gustar tanto nadie nunca más” cuando pensabas en una pareja o una persona?

El resultado

¿Cómo te ha ido realizando el test?

Muchas personas adictas al amor contestan que “sí” a 3 o más de estas preguntas. Aunque el número en sí no tiene tanta importancia como el hecho de que te hayas sentido identificada o molesta mientras lo leías. Si algunas preguntas te han removido por dentro es seguro que en alguna medida has sido afectada por la adicción al amor.

La adicción al amor se asienta fundamentalmente sobre dos creencias nucleares:

La primera es una creencia nuclear consciente. La adicta al amor cree que si actúa de determinada manera puede hacer que su pareja la ame, la desee y quiera permanecer en la relación. «Si estuviera más delgada, fuese más guapa, más sexual o tuviese un mejor trabajo… podría conseguir su amor»cuando esto no es cierto. El amor verdadero no puede ser controlado ni necesita tantas razones.

La segunda es una creencia nuclear inconsciente: la adicta al amor cree que una relación de pareja conseguirá aliviar el dolor emocional y la inseguridad que arrastra de su infancia por no haberse sentido adecuadamente amada y vinculada. Una pareja real y honesta podría ayudar a sanar las heridas de la infancia si estas son superficiales. Pero si son considerables, ni todo el amor del mundo puede sanar a quien todavía no se conoce y se ama a sí misma aunque sea un poco.

Pero lo peor de la adicción al amor es que produce que la mujer asfixie con sus ganas de conectar a aquellas personas genuinamente dispuestas a intimar con ella, promoviendo el abandono emocional y la retraumatización de nuevo.

Para empezar, la mujer adicta al amor debe aprender a dejar que las cosas sean tal como son. Pararse, sentir su vacío y soledad sin querer maquillarlos, compartir sus emociones con personas de confianza y escudriñar su infancia para detectar qué creyó que era el amor y no era cierto.

Muchas mujeres adictas al amor confunden el amor con la aprobación y la admiración. Si cuando eras pequeña sentías que papá y mamá solo estaban contentos contigo cuando eras obediente, sacabas buenas notas, no les molestabas o te comías las verduras pero nunca demostraban querer conocerte tal cual eras, entonces aprendiste lo que era la aprobación no el amor. Seguramente por eso no lo encuentras.

La adicción al amor es un círculo vicioso del que solo se sale aprendiendo a amarse incondicionalmente.

Cómo se sana la adicción al amor

Admitir que tienes un problema, responsabilizarte de él y trabajar sobre tus verdaderos sentimientos sin querer evadirte de ellos es el proceso necesario para sanar.

Las adictas al amor pierden el contacto con la realidad hasta el punto de que carecen de una base sólida para discriminar, así que es imprescindible que se ayuden de un terapeuta o de un grupo de recuperación en el que apoyarse para tomar decisiones mientras aún siguen ciegas. Gradualmente recuperarán la autoestima, la vista y la capacidad de tomar buenas decisiones que les acercará a lograr la pareja amorosa y saludable que tanto desean.

Pero si quieres sanar profunda y definitivamente tu adicción al amor hay algo muy importante que debes saber. Para que se produzca la recuperación completa se debe tratar la adicción al amor, pero también el proceso de codependencia subyacente. (Es muy importante que leas el post “La codependencia: muy probablemente, la raíz de tu sufrimiento”). Probablemente tratar los síntomas de la adicción al amor—por ejemplo, el síndrome de abstinencia al dejar de ver a una persona, la hiperactividad o el deseo sexual desorganizado—y olvidarse de sanar la infancia sea la razón más importante por la que los resultados de los tratamientos terapéuticos son lentos y se producen tantas recaídas.

Recuperarse de la adicción al amor es como recuperarse del alcoholismo. Es imprescindible si quieres vivir bien y ser feliz. Hay que tomar este problema en serio y tener muy presente que todas las adicciones—incluso las no tóxicas como es la adicción al amor, a la comida o al deporte—son graves y amenazan la vida. No hay que escatimar en tiempo ni recursos porque lo que hay debajo de “tu yo adicto” es tu mejor versión. Te doy mi palabra de que al final del proceso reconocerás que no podrías haber invertido en mejor empresa que en ti misma.

Si sufres de adicción al amor te interesa la ayuda que tenemos para ti en Endiosadas. Ponte en contacto si lo necesitas. Este problema tiene solución. No estás sola.

¡Endiósate!
X